PENCCAINDABOX: EL MATERIAL. Tercer día, una jornada de inflexión.

Nos encontramos en el ecuador de esta segunda fase de la PENCCA, después de destinar un día a mirarnos en el espejo de la tradición, y una segunda jornada entre el pasado y el futuro para poder vislumbrar cómo gestionar el presente.

Como el programa establece, hemos comenzado con una nueva inmersión en el trabajo de Mercedes Boronat. Y digo inmersión porque hoy nos hemos sumergido en la contemplación de la respiración como camino para permitir que emerja nuestro yo. Terminamos practicando Yuki por parejas. Esta palabra significa “comunicación del ki, de la energía vital”, prestando atención a la comunicación con la sensibilidad espontánea de otra persona o de nosotros mismos implicando nuestro consciente a través de las manos.

Como ocurrió en el día anterior, durante este trabajo han llegado los invitados de hoy:

  • Julio León Rocha y Fran Pérez Román (Teatro a Pelo)
  • Sergio Rodríguez, arquitecto e integrante del proyecto Nomad Garden.

Los integramos en nuestra dinámica compartiendo el precioso trabajo de Pablo Navarro, que ha estado con nosotros estos días (y seguirá con nosotros hasta el final del encuentro) dibujándonos durante los procesos de trabajo y tomando notas gráficas y textuales de lo que ha ido sucediendo estos días. Aprovechamos esta mirada atrás para compartir con nuestros invitados esta experiencia, y les pedimos que nos contaran cuál es su práctica profesional.

Sergio nos relata su aventura con Nomad Garden y su trabajo con cartografías, en las que él y la gente con la que trabaja intentan grafiar todo aquello que nunca aparece en los planos, prestando una mayor atención últimamente a las especies vegetales. En la conversación surgen nombres de otras disciplinas que nos vincularán al sociólogo Richard Sennett (y su libro “El Artesano”), al poeta Octavio Paz y su discurso de aceptación del Premio Nobel, y al poema “Black Maps” de Mark Strand. También nuestro compañero Alberto Cortés aprovecha la conversación de las cartografías para contarnos el proyecto en el que se encuentra inmerso en el que trabaja con cartografías humanas. Julio y Fran también nos cuentan su experiencia como dramaturgo y director de escena, ahondando más en su experiencia de tres años con los capítulos de Teatro a Pelo que montaron en el Hostel La Caja Habitada de Sevilla.

Era el momento de abrir la caja que nos ha enviado Alfredo Sanzol. Una caja de zapatos que contenía un pen-drive, un paquete de fotografías y una carta redactada a mano que ya nos transmitió el afecto que Alfredo ha puesto en la elaboración de su caja. En el pen-drive encontramos un archivo de voz en el que él escucha y ayuda a su madre a contar la historia de su familia durante el intervalo que va de los años treinta a los años  cuarenta del siglo pasado, ubicada en Guadalcanal (municipio vecino a Alanís). La historia tiene un soporte visual en el paquete de fotos recibido; fotos que deberían venir numeradas para que nos acompañaran durante el relato identificando cada episodio con sus correspondientes imágenes. Pero determinadas circunstancias impidió que esas fotos pudieran numerarse y afortunadamente esa contingencia nos ha colocado en una posición de escucha activa que nos obligaba a descubrir qué fotos correspondían a los distintos momentos del emocionante relato. Ha sido un proceso conmovedor que ha activado resortes emocionales muy diversos en el equipo de participantes que formamos esta PENCCAINDABOX, y en medio de la tormenta de reacciones que ha surgido tras la experiencia, tuvimos la suerte de recibir una llamada de Sanzol que nos ha permitido agradecerle el material que consideramos un regalo.

En el debate posterior en el que teníamos que decidir hacia dónde reconducíamos ese material, surgió una propuesta en la que se planteó acercarnos a Guadalcanal, lugar donde se desarrolla toda la historia, y pasear por allí buscando los dulces que en un momento añora Marisa, nuestra gran anfitriona, y ese anís El Clavel que en su tiempo producía la familia como acto de pequeña devolución por lo recibido.

Las pocas horas que disponemos para desarrollar lo que las cajas proponen no nos coartan a la hora de pensar que nuestro trabajo no ha acabado hoy y aquí, y que seguiremos buscando espacios en los que poder devolver tanta generosidad recibida (y nos referimos a todas las cajas recibidas hasta hoy).

No quiero acabar este resumen del día sin recordar que hoy se nos ha ido para Sevilla Pablo Vinuesa… te vamos a echar mucho de menos.